Saltar al contenido

Infidelidad, celos y confianza

La confianza es clave en toda pareja. Cuando esta se pierde surgen los celos. Aclaramos: no está mal celar, lo que sí lo está es hacerlo de forma patológica, esto es llamado celotipia y se da cuando la necesidad de controlar al otro conlleva sufrimiento, cuando los celos nos quitan la paz de nuestro día a día y, por ejemplo, alteramos nuestro quehacer para averiguar en qué anda nuestra pareja.

Comprender nuestros celos nos habla de nosotros mismos.  Ellos nos demuestran nuestras inseguridades y auto-saboteos. El miedo a perder justamente a veces nos conduce a perder, porque a muy poca gente le gusta que la controlen, interroguen o fiscalicen.

Aceptar la libertad de elección de quienes nos rodean y perder el miedo a la incertidumbre es fundamental para desarrollar la confianza en nosotros mismos, de nuestras compañías y relaciones. El temor al fracaso nos aleja de la paz y el éxito sin paz no es éxito.

La confianza, en cambio, crea lugares confortables en nuestro corazón. Nos impulsa a que busquemos soluciones en conjunto para que nuestras relaciones sean más sanas, por lo que si sientes celos es valioso que los reconozcas y los compartas de forma natural (todos celamos a nuestras maneras), y seguidamente, el objetivo ha de ser que el amor sano se imponga, para no caer en manipulaciones y persecuciones, porque no podemos obligar a nadie a que nos quiera.

Las Constelaciones Familiares nos enseñan que cada uno es hijo de su padre y de su madre y que las mejores parejas son las más respetuosas de las individualidades y particularidades. Cada pareja es única en su forma de entender la fidelidad, de asumir los retos y tanto más.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.