Saltar al contenido

Poderoso ejercicio de agradecimiento, honra y apoyo

Ubícate en un lugar tranquilo. Estando de pie, cierra tus ojos y respira profundo. Imagina que tu madre se ubica detrás de ti. Lentamente gira hacia ella. Dile estas frases de sanación, procurando pronunciarlas desde tu corazón: 

Querida mamá

Honro tu vida y tu destino.

Te agradezco inmensamente por la vida que me diste.

Por favor, dame tu apoyo para hacer mi propio camino.

Quiero hacer con mi vida algo hermoso, a mi manera, que no es ni mejor, ni peor que la tuya.

Siempre estaremos juntos.


Baja tu cabeza y luego gira de nuevo hacia tu posición inicial.

Levanta tu cabeza y siente el apoyo de tu madre detrás de ti.

Deja asentar las sensaciones.

Cuando lo sientas, haz este mismo ejercicio con tu padre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.